Cómo elegir el mejor camarote en tu próximo crucero

Camarote en un crucero

Elegir un buen camarote para tu próximo crucero puede parecer una tarea complicada; y es que son muchas las cosas que debes tener en cuenta. Te damos algunas claves que debes valorar para que tu elección sea la correcta y disfrutes así de una travesía tranquila y sin incidencias molestas.

Recuerda que la mayoría de las compañías de crucero te dan la posibilidad de ver el plano de cubierta de sus barcos. Estos planos son bastante interesantes a la hora de escoger camarote, pues te señalizan en todo momento dónde están ubicadas las áreas públicas, así como las diferentes zonas para dormir. Pero ¿puedo escoger mi camarote? En principio no tendrás problema, pues la mayoría de los cruceros dan esta opción. Quizá en muchos, para ello, tengas que pagar un plus, pero sin duda es algo que merece la pena para conseguir un buen descanso o una buena ubicación para acceder a los principales servicios del barco.

¿Los camarotes varían su precio dependiendo de su ubicación? Lo cierto es que sí. Es evidente que, como en un hotel, las habitaciones con mejores servicios son las más caras. Y en este caso, la ubicación dentro del barco es algo importante.

Para empezar, ten en cuenta que el camarote es tu lugar de descanso, y lo cierto es que ese descanso será algo importantísimo si quieres aprovechar bien los días y estar al 100% en tus escalas. Opta por tanto por aquellos camarotes que se alejen de las zonas más festivas del barco. Revisa las instalaciones del crucero y evita zonas como la sala de fiestas o la discoteca.

Podría parecer que las áreas cerca del teatro, o sala de espectáculos, también son evitable. No obstante, hay que señalar que normalmente estos espectáculos terminan pronto, y estas salas no se vuelven a usar hasta el día siguiente. Así pues, tampoco es un gran problema. No obstante, otras como el casino (en el caso de que el barco cuente con uno) sí debes evitarlas, pues son áreas que cuentan con un horario un poco más amplio.

Ducha en un camarfote de barco

No te interesan tampoco aquellas partes del barco en las que puedan producirse aglomeraciones de gente, como por ejemplo escaleras, ascensores o salidas a cubierta.  Además, hay cubiertas más transitadas que otras. Es el caso de las zonas deportivas, como las pistas multiderpotivas o los circuitos de jogging. Muchos cruceristas las usan a primera hora de la mañana para ponerse en forma, por lo que el ruido está asegurado.

Existen otros ruidos molestos en un barco, como por ejemplo la vibración de los motores. Puede ser un sonido bastante penetrante, por lo que, si quieres descansar sin problemas, asegúrate de que tu camarote esté emplazado desde la mitad hasta la proa del barco, pues la sala de máquinas, normalmente, está en la popa.

¿Y si tu problema es que te mareas? No te preocupes, lo cierto es que los barcos más grandes son bastante estables y pueden evitar en su mayoría la sensación de mareo. Aun así, también hay trucos a la hora de escoger camarote.  La zona más estable se encuentra justo en la mitad del barco. Asimismo, también puede ser un buen lugar escoger las cubiertas inferiores cercanas a la línea de flotación, pues ahí se nota mucho menos el balanceo.

Ahora bien, si tienes un poco de claustrofobia, quizá la mejor opción sean los camarotes exteriores. En este caso las suites, que tienen balcón privado, pueden resultar un desahogo para todo aquel crucerista que tenga ansiedad en los espacios cerrados y reducidos.

¿Y si viajo con personas mayores? Quizá aquí las cosas cambien. Ten en cuenta que los barcos, sobre todo los más grandes, cuentan con bastantes metros de pasillo. Metros que se deben recorrer todos los días. Así pues, en estos casos quizá prime la accesibilidad y sea mejor alojarse en una zona cercana a los principales puntos como el comedor o la zona de acceso a cubierta.

Política de Privacidad y Cookies Blog Vayacruceros

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top