Qué ver durante una escala en Bari

bari

Bari es una hermosa ciudad italiana, capital de la región de Apulia. Es nada más y nada menos que la segunda más importante de la Italia Meridional tras Nápoles, y cuenta con un puerto muy frecuentado por los cruceros que realizan rutas por el Mediterráneo. Así, se convierte en una escala maravillosa con un sinfín de lugares interesantes y visitas.

Hay que destacar que Bari cuenta con dos zonas bastante diferenciadas. Por un lado tenemos el centro histórico, un gran laberinto medieval de callejuelas llenas de casas antiguas, iglesias románicas y otras construcciones.

En el otro lado queda la ciudad moderna, la actual Bari, llena de teatros, palazos y edificios civiles. Lo mejor es pasar un rato en ambas, para poder disfrutar del ambiente más tradicional y de la parte más actual de la ciudad.

Entre las visitas más interesantes de la ciudad destacamos el Castillo Normando Suevo, fundado por los normandos alrededor del año 1000. Cuenta con dos partes, el castillo de época bizantina, reformado posteriormente por Federico II en el año 1233 y la parte de los baluartes con torreones angulares que descansan sobre el foso. Esta última zona se agregó en el siglo XVI.

Otro de los monumentos que más llaman la atención de Bari es la Catedral de San Sabino. Este templo fue edificado en el siglo XI, aunque posteriormente sería reconstruido a finales del siglo XII pues el paso de Guillermo el Malo por la ciudad en el año 1.156 lo dejó completamente destrozado.

Si bien es cierto que la catedral atrae la mirada de los turistas, hay que destacar que una de las visitas más emblemáticas en la ciudad de Bari es la de la Basílica de San Nicolás. Para hablar de ella primero hay que conocer a San Nicolás de Bari, un Obispo católico del siglo IV invocado ante grandes catástrofes o naufragios. Como dato curioso, hay que decir que este es el santo de inspiró la figura de Santa Claus (Niklaus).

En cuanto a la Basílica en sí, podemos destacar que en su interior descansa el cuerpo de este santo, pero además, hay que comentar que muchos la consideran como el ejemplo que siguieron otras iglesias románicas de la región, gracias a su impresionante fachada con 2 campanarios truncados.

Si bien es cierto que en la ciudad de Bari cuenta con más atracciones que harán que nuestra jornada sea casi agotadora, si queremos salir de la ciudad y visitar lugares cercanos también tenemos opciones, como por ejemplo Alberobello. Está a tan sólo unos 60 km de Bari y está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por lo que seguro que muchos se interesan en esta excursión.

Las construcciones que le dan este valor son los conocidos Trullo. Se trata de casas con forma circular y con un interior muy similar al de un horno. Las mismas cuentan con una cúpula que termina en punta en la que normalmente se coloca un símbolo. Asimismo, también destacan los símbolos y signos pintados en el techo con significado religioso e incluso esotérico.

Finalmente recomendamos la visita al Castel del Monte. Este lugar está a unos 70 kilómetros al noroeste de Bari. Fue levantado en el siglo XIII y lo cierto es que impone por su fachada, de grandes dimensiones y con forma octogonal.

Según una leyenda antigua de la región. Este palacio fue abandonado en el año 1240 dejado a su suerte hasta que en 1876 fue ocupado por expertos de historia y arte, astronomía, científicos y arquitectos que se enamoraron de su estructura; y es que el castillo parece tener una extraña obsesión por el número 8. Es octogonal en su planta, pero también cuenta con un patio octogonal, con 8 torres a su vez octogonales y 2 pisos de 8 habitaciones cada uno.

El estilo clásico, oriental y gótico unido a esta forma tan extraña, hacen que el castillo sea único en el mundo y que por tanto esté declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Foto vía: herdivineshadow

Deja un comentario