¿Qué ver en un crucero por el Mediterráneo?

El Mediterráneo es nuestro mar, el que nos caracteriza y da personalidad a nuestras costumbres, nuestra cultura e incluso, a nuestra gastronomía ¿Será por esto que es el favorito de los españoles a la hora de hacer un crucero?

Cruceros Mediterráneo
Mar Mediterráneo

Seguro que te has preguntado qué ver en un crucero por el Mediterráneo y nosotros hoy te queremos recordar por qué es una de las mejores opciones para realizar un crucero y es que sus puertos son todo un espectáculo para los 5 sentidos ¿Lo recorremos juntos?

Primera escala: Marsella

Al Norte del Mediterráneo occidental, encontramos la ciudad más antigua de Francia: Marsella, uno de los puertos más importantes del Mediterráneo. Hasta el Puerto Viejo puedes llegar en transporte público o con transfer del barco desde la terminal de cruceros. Ésta es la principal zona turística de la ciudad, ideal para pasear y tomar algo.

¿Qué no debes perderte? Sin duda alguna, Notre Dame de la Gare, espectacular catedral y espectaculares vistas las que podrás contemplar desde allí, pues se encuentra sobre una colina.

No te puedes marchar de Marsella sin comprar uno de sus famosos jabones y descubrir su historia. Y, por último, si tienes opción de comer en la ciudad, no dejes de probar su plato típico Bouillanaise, una exquisita sopa de pescado.

Si queires ampliar información, visita El puerto de Marsella: escala de crucero.

Segunda escala: Cannes

La ciudad de Cannes rebosa glamour y estilo por su famoso festival de cine.

Cannes
Cannes

Normalmente, los barcos de cruceros aquí fondean, por lo que tendrás que coger un pequeño tender que te llevará al puerto en sí y nada más salir de él, prácticamente ya tienes todo el paseo de la fama con palacios convertidos, en su mayoría, en lujosos hoteles. Cannes es una ciudad muy turística y podrás recorrer sus puntos más interesantes a pie, eso sí, te vamos a dar unos consejos para cuando la visites.

1. No dejes de hacerte la foto típica en las huellas de los famosos del cine alrededor del Palacio de Festivales.

2. Usa calzado cómodo, pues casi todo el centro está adoquinado.

3. No te vayas sin probar su famosa Pissaladière, una tarta salada que consiste en una capa de masa cubierta con crema, cebolla y “Tapenade” (condimento provenzal hecho con aceitunas negras machacadas, alcaparras, anchoas y aceite de oliva).

Tercera escala: Florencia y Pisa

Florencia es ciudad imprescindible cuando te preguntas que ver en un crucero por el Mediterráneo.

Florencia
Florencia

Sí, ya sabemos que estarás pensando que la ciudad de Florencia en sí no tiene puerto. La visitarás desde el puerto de La Spezia o desde Livorno. En ambos casos, lo que recomendamos es contratar una excursión que te permita visitar tanto Florencia como Pisa, pues si lo haces por tu cuenta, no vas a poder visitar las dos ciudades, no tendrás tiempo para ello, ya que las distancias son largas.

En Pisa harás una parada más breve con tiempo libre para visitar la Piazza del Duomo que alberga cuatro grandes edificios religiosos: El Duomo, la Torre inclinada, el Baptisterio y el Camposanto. Declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1.987.

En Florencia pasarás el resto del día vsitando la Piazza Santa Maria Novella, del magnífico complejo de la Catedral de Santa Maria del Fiore, con su imponente cúpula, el Baptisterio y el Campanario de Giotto.

Podrás pasear por varias calles desde la Plaza de la República hasta la Piazza della Signoria, para ver el antiguo palacio (Palazzo Vecchio), con su patio adornado y sus tesoros artísticos. La Loggia dei Lanzi es un museo al aire libre que muestra obras maestras de la escultura.

También podrás ver el famoso Ponte Vecchio, el único puente en Florencia que no fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial, y llegarás a la Plaza de Santa Croce para admirar su maravillosa iglesia, lugar de sepultura de Miguel Ángel.

Dispondrás de algo de tiempo libre para comer y te recomendamos que no dejes de probar la pappa al pomodoro, una sopa de pan, tomate, ajo y albahaca o su versión de verano, tipo ensalada, que es la Panzanella, con pan, tomate, pepino y cebolla que nos recordará un poco al sabor del gazpacho.

Cuarta escala: Roma

De todos los puertos del Mediterráneo, quizás el de Civitavecchia sea el más importante, ya que desde él se visitará la ciudad de Roma.

En Civitavecchia pasa lo mismo que en la escala anterior, tenemos hora y media en autobús hasta llegar a la ciudad eterna.

Claro está que en un solo día no vas a poder ver todo lo que Roma te ofrece, pero te contamos qué es lo que consideramos imprescindible y sí podrás ver durante tu visita. Visitaremos la Plaza Venecia, centro urbano de la ciudad, que alberga el majestuoso monumento conocido como Victoriano o Altar de la Patria. Aquí encontramos también la Columna del Emperador Trajano, y la Vía Dei Fori Imperiali, donde se hallan numerosos restos del glorioso pasado de Roma. No deberás perderte el Coliseo, una de las siete maravillas del mundo. Justo al lado podrás contemplar el arco de Tito, en la parte occidental del Foro Romano. Otras visitas obligadas serán la Fontana di Trevi, el Panteón o la Plaza Navona.

¿Qué debes comer sí o sí en Roma? desde nuestro punto de vista, un helado, pero no cualquiera, te recomendamos visitar la pequeña heladería que hay situada a la izquierda de la Fontana di Trevi, un espectáculo para cualquier paladar.

Aquí puedes saber más sobre las excursiones desde el puerto de Civitavecchia.

Quinta escala: Nápoles

En la ciudad de Nápoles tenemos varias opciones. Podemos visitar la ciudad de Nápoles en sí, lo que podemos hacer incluso a pie, ya que el puerto se encuentra a escasos pasos de la ciudad. El corazón de la ciudad nos lleva hasta la majestuosa Plaza del Plebiscito, donde asoman; el Palacio Real, una de las cuatro residencias utilizadas por la casa real de los Borbones de Nápoles; la Basílica di San Francesco di Paola, el Palacio Salerno y el Palacio de la Prefectura de Nápoles. Aquí, en la Plaza del Plebiscito se encuentra también el famoso e histórico Café Gambrinius, que frecuentaba la aristocracia napolitana.

No te marches sin probar la famosa pizza napolitana.

Otra opción es visitar la isla de Capri. Para ello tendremos que coger un ferry muy cerca de donde para nuestro barco. Una vez lleguemos a la isla, lo ideal es subir arriba en funicular que nos dejará en el centro de Capri y disfrutaremos de las espectaculares vistas. No olvides probar el famoso limoncello de la isla.

Amplia información sobre las excursiones en Nápoles aquí.

Pues estos son los puertos que no pueden faltar cuando te hagas la pregunta de qué ver en un crucero por el Mediterráneo, ahora solo tienes que elegir el tuyo.

Tags: , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top