Qué ver en una escala en el puerto de Warnemunde: Rostock

Puerto de Warnemunde

Warnemünde suele ser una parada clásica en los cruceros por el Báltico. Se trata de un pequeño pueblo que forma parte de la ciudad de Rostock, un balneario alemán a orillas del mar al que no le falta encanto.

¿Qué podemos ver desde el puerto de Warnemünde?

Es cierto que la mayoría de los cruceros, cuando atracan en este pueblo, promocionan visitas como la de Berlín. No obstante, hay que tener en cuenta que ya el trayecto es de aproximadamente 3 horas, por lo que restará muchísimo tiempo para visitar la ciudad. Así pues, una excelente idea es visitar Rostock, que tiene mucho que ofrecer al crucerista.

Visitando Rostock

La mejor manera de llegar será a través del tren, que, además, se encuentra a tan sólo 300 m de la zona de atraque en el puerto de Warnemünde. Tarda unos 25 minutos y tienes que bajar en la parada de Rostock.

La ciudad se divide en tres partes. La que más te interesa es la de la Ciudad Vieja, pues es en la que se ubican la mayoría de los lugares de interés arquitectónico e histórico. No obstante, marca también la Ciudad Media en tu ruta, pues cuenta con otros atractivos también recomendados, como puedan ser el Ayuntamiento y algún que otro edificio de la Edad Media.

Rostock Alemania

La ciudad conserva aún parte de la muralla. Así, podrás pasearte para verla y admirar también las torres de la época medieval (Kuthor, Kröpeliner Tor, Steintor).

Si quieres empezar por la parte religiosa, has acertado pues aquí encontrarás tesoros como la Iglesia de Santa Maria de Rostock. El templo es bonito, pero lo que más llama la atención del mismo es que posee en funcionamiento uno de los relojes astronómicos más antiguos del Norte de Europa.  Fue creado en 1472. Cada hora en punto, los apóstoles de la parte superior girarán.

Otra de las iglesias más destacadas de la ciudad es la Iglesia de San Pedro de Rostock. Cuenta con una torre de 117 m de altura desde la cual podrás observar toda la ciudad. Además, es el símbolo absoluto de la ciudad.

En la parte superior de la torre del campanario hay un observatorio desde el que admirar el casco antiguo de la ciudad. Además, en el interior hay un gran arsenal de objetos religiosos y reliquias.

El Ayuntamiento medieval es una maravillosa construcción arquitectónica. Aunque una de las partes está restringida a la administración municipal, hay una parte abierta al público. El segundo piso del edificio mantiene, además, una gran sala de conciertos. Como también lo es el histórico edificio de la LIga Hanseática, de gran belleza arquitectónica.

Edificio de la Liga Hanseática de Rostock

Si te encanta pasar las horas en un museo, Rostock puede ser tu ciudad. Hay varios museos interesantes. Por ejemplo, tienes el de la antigua abadía medieval. Este templo fue restaurado para acoger el Museo de Historia y Cultura. En su exposición el visitante recorrerá varias salas admirando artículos para el hogar y la artesanía.

Como no podía ser de otra forma, esta ciudad debe contar también (y cuenta), con un Museo naval. Disfruta aprendiendo sobre la vinculación de Rostock con el comercio marítimo dado que esta ciudad fue el centro naval más grande de todo el país.

Sigue paseando por sus calles para admirar los edificios más antiguos, las casitas pintorescas y las terrazas y cafés en los que poder degustar algunos de sus platos más característicos. Además, no te olvides de que en las afueras también encontrarás algunas atracciones. Por ejemplo, es bueno saber que la mayoría de los parques están fuera del centro. Lugares amplios para pasear y relajarse después de una larga visita a la ciudad.

Si vas con niños, quizá te interese la visita al zoológico de Rostock. Fue construido en 1899 y ocupa una superficie de 56 hectáreas en el bosque de Branstorf, al suroeste de la ciudad. En su interior hay más de 4.500 animales de 320 especies diferentes. Se trata del zoológico más grande de la costa báltica alemana.

Aunque, como comentábamos, quizá la mejor opción sea quedarse en esta ciudad, seguramente tu crucero ofrecerá algunas otras excursiones que pueden interesarte. Piensa que si están organizadas con el barco, no tendrás problema a la hora de llegar a tiempo. Vuelve a leer el artículo que publicamos sobre cómo organizar las excursiones en cada crucero. Seguro que te será útil.

Recuerda que cerca de este puerto se encuentran otros que también se suelen visitar en este tipo de cruceros por el Norte de Europa. Puedes leer sobre ellos en siguiente enlace: guía de puertos en Alemania.

Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Top