Puerto de Estocolmo, información práctica

Vista aerea de Estocolmo

Aunque Estocolmo cuenta con varios puertos de cruceros situados en la ciudad o muy cerca de ella (alrededor de siete), el lugar al que llegan la mayoría de los cruceros turísticos es el puerto de Stadsgarden. Se podría decir, así, que este es el puerto más importante desde un punto de vista turístico, además de estar muy pero que muy próximo al centro de la ciudad.

A este puerto llegan tanto los ferris que van hasta Finlandia como los grandes barcos que vienen de Europa y otras partes del mundo. No es excesivamente grande, por lo que moverse por él no será mayor problema, pero aún así es uno de los puertos más importantes del Norte de Europa.

En menos de 30 minutos andando, podrás llegar al centro histórico de Estocolmo, a la parte medieval, la más interesante y bonita. No obstante, si prefieres ir en metro, puedes encontrar un punto de acceso a la ciudad en la parada de metro de Slussen, a unos 10 minutos. Teniendo en cuenta que el metro, aquí en Estocolmo, también es una atracción turística (como verás después) quizá merezca la pena.

Todo dependerá del tiempo de escala con el que cuentes, pero pasear ya de por sí por el puerto es una verdadera maravilla. Goza de una belleza espectacular, pues está rodeado de edificios muy antiguos y excelentemente cuidados. El más antiguo de ellos es La casa de Dangert, un edificio construido en 1630. Además, muy cerca también encontrarás el Palacio de Estocolmo, considerado el palacio más grande de toda la monarquía sueca y, para algunos, uno de los más bellos de toda Europa.

Qué ver en Estocolmo durante un día de escala en la ciudad

Una escala en Estocolmo te regalará momentos únicos. Horas eternas en las que podrás visitar lugares como Gamla Stan, o lo que es lo mismo, el barrio más antiguo de toda la ciudad. Está ubicado en la isla Stadsholmen y en su interior tienes algunos de los edificios más representativos de la ciudad.

El Palacio Real fue construido en el siglo XVIII, tiene más de 600 habitaciones, algo que hace que efectivamente sea uno de los más grandes de Europa. Además, en su interior hay nada más y nada menos que 5 museos.

No te pierdas la Catedral de San Nicolás, con algunas obras interesantes en su interior. Aunque de templos, Estocolmo va servida, y como muestra, podéis ver también Tyska Kyrkan (iglesia alemana). Esta fue construida en la época en la que la ciudad recibía muchos comerciantes alemanes gracias a la Liga Hanseática.

No obstante, la joya de la corona es la Iglesia de Riddarholmen, Riddarholmskyrkan. Es el panteón de los reyes suecos. Los orígenes de esta iglesia se encuentran en el siglo XIII y es una auténtica preciosidad, tanto por fuera como por dentro.

Cruceros en Estocolmo

Estocolmo, además de calles empedradas y edificios históricos, cuenta con museos de gran interés. Tienes el Museo Nórdico, que recorre la historia cultural del país desde la Edad Media hasta la actualidad. También puedes visitar el Museo Vasa, que es el más visitado de toda Escandinavia. En su interior, un gran barco del siglo XVII que naufragó en su viaje inaugural allá en el año 1628.

Mención especial merece el Skansen. Se trata del museo al aire libre más antiguo del mundo. Fundado en 1892, cuenta con 150 edificios que muestran la historia y evolución de las ciudades en Suecia. Además, también es un parque zoologico, con lo que los peques disfrutarán muchísimo de esta visita.

Es también de obligada visita el Palacio de Drottningholm. Está lejos del centro, pero las lujosas dependencias, así como la grandeza de su cuidado jardín o su pabellón chino, son motivos más que suficientes para llegar hasta su ubicación, a unos 40 minutos del centro de la ciudad.

Otros puertos cercanos:

Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Top