Entrevista a una crucerista malagueña

Barco de Royal Caribbean

¿Por qué decidiste hacer un crucero?, ¿cuál fue tu motivación?:
La verdad es que nunca me había planteado hacer un crucero hasta que por motivos de trabajo tuve que visitar un barco, fue entonces cuando pensé, ¿y porqué no hacer uno?.


Las instalaciones de los cruceros son impresionantes, al ver todo lo que ofrecen ¡te entran las ganas!.
Además pensaba que estaban enfocados a gente más mayor, que te mareabas mucho y que eran muy caros, pero comprobé que estaba totalmente equivocada.

¿Qué es lo que más te llamó la atención?

De este barco en concreto destaco sus instalaciones, ya que más allá de lo que suelen tener todos los cruceros (mini golf, teatro, pista de baloncesto…), también tenía rocódromo, una pista de patinaje sobre hielo y una discoteca temática, de estilo medieval.

¿Cómo es el trato del personal a bordo?
¡El trato es excelente!, los camareros de los bares y restaurantes son muy serviciales, y siempre están muy pendientes.
El camarote lo arreglan dos veces al día, aunque tú puedes decidir si quieres que lo hagan más o menos a menudo. Además te lo decoran dándole forma de animales a las toallas, ¡son muy detallistas!.

¿Cómo es la comida?

La comida está muy bien, ¡te puedes pasar todo el día comiendo si quieres!. Hay un horario para los desayunos, almuerzos y cenas pero también hay un bar abierto 24 horas en el que puedes comer bollería, pizzas, bocadillos, o cookies recién hechas ¡que están deliciosas!.


¿Está todo incluido?

Normalmente sí está todo incluido, excepto las bebidas, aunque tampoco son tan caras. Puedes comprar paquetes por unos 35 dólares y consumir todos los refrescos que quieras, en cualquier bar de a bordo.
Los cócteles también están bien de precio ya que cuestan unos 6 dólares, que al cambio son unos cuatro euros, lo que te cuesta en cualquier bar normal, o incluso menos.


¿Cómo funcionan las excursiones?

El propio barco organiza excursiones para visitar las ciudades en las que atraca, aunque éstas pueden salir un poco más caras que si las haces por tu cuenta. Yo no contraté ninguna excursión porque tampoco te obligan a ello, aunque la ventaja de contratar con el crucero es que si te retrasas porque se haya estropeado el autobús o ha surgido cualquier problema, el barco se espera, no zarpa sin ti, pero si has ido por tu cuenta sí que se va, por lo que al final te puede salir mucho más caro…
De todas formas, los puertos suelen estar muy bien comunicados y cuentan con puestos de información en los que puedes conseguir mapas de las ciudades, el horario de los medios de transporte, etc.

¿Puedes llegar a aburrirte?
No, siempre hay cosas que puedes hacer, como jugar al bingo, disfrutar de exhibiciones de patinadores profesionales o incluso ir de compras a tiendas de joyas, ropa o souvenirs, que al estar libres de impuestos no resultan tan caras, sobre todo el alcohol. También organizan mercadillos de lujo en la calle principal del crucero, que dependiendo del día ofrecen descuentos muy suculentos…
Además, los cruceros suelen contar con grupos de animación y compañías de baile que organizan espectáculos. En el barco en que yo viajaba se realizaban eventos en el teatro todas las noches, también había musicales tipo broadway, imitaciones de cantantes de prestigio como Elton John, actuaciones de magia, etc.

¿Recomiendas camarote interior o exterior?

Sin duda el exterior. Yo me quedé en un camarote exterior con balcón porque es mucho más cómodo, más amplio, y porque creo me agobiaría en uno interior, sin ventanas.

¿Qué es lo que menos te gustó del crucero?

Quizás lo peor fue la mala organización en los desayunos y almuerzos, ya que no te asignaban una mesa conforme al orden de llegada sino que tú mismo tenías que estar pendiente de cuándo se quedaba libre una mesa, y dada la cantidad de gente que había en el barco, resultaba un poco estresante, aunque esto no ocurría en la cena, que al ser en el restaurante principal sí que nos asignaban una mesa. Salvo esto, me encantó la experiencia ¡y repetiría sin pensármelo!

Ficha Técnica
Nombre: Carmen
Edad: 25 años
Ciudad de procedencia: Málaga
Compañía del crucero: Royal Caribbean
Duración: Cinco noches
Recorrido: Salida desde Málaga, con destino a Ajaccio, en Córcega (Francia) y a Tolón (Francia).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*