Qué visitar en Zadar, Croacia

Vistas de Zadar

Zadar es la capital del condado de Zadar en la región de Dalmacia, Croacia. Situada a medio camino entre Venecia y Dubrovnik, cuenta con un puerto con una gran historia. Un puerto que ha sido durante siglos de importante tránsito, siendo así uno de los más activos del Adriático. Hoy, este puerto se convierte en una escala imprescindible de cruceros. Una parada completamente recomendable que te mostrará una ciudad con más de 3.000 años de antigüedad.

El puerto de Zadar está muy cerca de la ciudad, por lo que facilita muchísimo las cosas. Los cruceristas se encontrarán, nada más bajar del barco, a pocos minutos del centro histórico, de restaurantes y un sinfín de zonas comerciales.

¿Qué visitar en Zadar?

El casco viejo de Zadar, está completamente protegido. Ubicado dentro de una península amurallada, es peatonal, por lo que andar y recorrerlo tampoco supondrá complicación para el visitante.  Adéntrate en esta maravillosa urbe por la Puerta Zara, una construcción del siglo XVI de gran interés en la que uno puede admirar y comprender la influencia veneciana en la zona. En lo alto de la puerta se encuentra el león de San Marcos, símbolo de la ciudad italiana.

Centro historico de Zadar

Los venecianos se fijaron en Zadar, sí, pero también los romanos. Así, si andas un poco por el casco viejo, podrás encontrar el Foro romano de Zadar, construido en el siglo III a.C. Son pocos los restos del paso romano, pero suficientes para hacerse una idea de la importancia del enclave.  Es considerada como uno de los monumentos renacentistas más hermosos de toda la ciudad. Con columnas de orden jónico divide el centro histórico de la gran fortaleza exterior.

Al lado del Foro, la Iglesia de Santa María, uno de los templos de la ciudad. En este caso, templo ortodoxo construido en el siglo IX. No obstante, si buscas un templo importante y destacado, un símbolo absoluto de Zadar, debes dirigirte a la Iglesia de San Donato.

La Iglesia de San Donato de Zadar es un templo católico de gran importancia. Se trata de un monumento de estilo prerrománico de principios del siglo IX, y está considerado como el más importante de este periodo en toda Dalmacia.

Vieja Iglesia de Zadar

Cuenta con una planta redonda que se corona con una gran cúpula de 27 m. de altura. Esta planta muestra la mezcla de las primeras manifestaciones de arte carolingio y de los templos bizantinos. Además, en su interior podrás ver los mejores trabajos dálmatas en metal, como el arca de plata o relicario de San Simeón o el pastoral personal del obispo Valaresso.

Otro de los templos de la urbe es la catedral de Santa Anastasia de Zadar.  Es la catedral de la ciudad y el templo más grande de toda la región de Dalmacia. Fue construida entre el XII y el XIV y en su fachada es posible admirar un estilo mezcla del románico tardío y gótico.

Catedral de Zadar

En Zadar también hay espacio para la modernidad. Obras más actuales que destacan como el famoso órgano marino u órgano de mar. Se trata de una obra arquitectónica y un instrumento musical experimental, el cual produce música gracias a la fuerza de las olas en unos tubos situados por debajo de un grupo de escalones de mármol.

Diseñado por Nikola Basic, abrió sus puertas al público en 2005, convirtiéndose, desde entonces, en uno de los lugares más visitados de Zadar.

No es la única obra de este artista en la ciudad. También es destacable el conocido como Saludo al sol de Zadar.  Tiene forma circular y unos 22 metros de diámetros. Se trata de unos paneles solares que durante el día captan la luz del sol, creando así un juego de luces espectacular por la noche.

Aunque Zadar tiene muchísimo que ofrecerte, tanto por su patrimonio como por su gastronomía. Hay cruceristas que prefieren aprovechar la escala para realizar otras excursiones.

La ciudad de Nin, por ejemplo, está a tan sólo 12 km de la urbe. Se trata de una importante localidad arqueológica que cuenta con los restos del mayor templo antiguo de todo el Adriático. Un lugar plagado de mosaicos y otros monumentos que hablan de la grandeza de Nin durante su historia.

Si lo prefieres, puedes desplazarte a una de las islas que hay frente a las costas de Zadar, como, por ejemplo, la isla de Pag. Está a tan sólo 35 km y se conecta al continente por un gran puente. Es una de las islas más grandes de todo el país, y destaca por poseer una amplia variedad de calas, bahías y playas paradisíacas.

Por si fuera poco, Croacia es un país totalmente abierto al mar, y con otros puertos no menos interesantes. Aquí tienes algunos de ellos:

Y no muy lejos, en la vecina Montenegro, asomándose al mar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*