Qué ver en tu escala en Mónaco

Monaco

Mónaco es una ciudad-estado situada en Europa Occidental, siendo, así, una escala bastante frecuente en los cruceros por el Mediterráneo. Se divide en distritos, estando el puerto turístico en el que se conoce como La Condamine.

Las visitas en una escala en Mónaco son muchísimas. Para empezar, la que históricamente era conocida como Monaco-Ville, el centro histórico, conocido también como La Roca.  Es la ciudad vieja y está ubicada en un promontorio rocoso. En este distrito encontrarás, entre otros, el Palacio de los Grimaldi.  De su construcción destaca el carácter defensivo de la misma. Teniendo en cuenta el territorio y la historia de la soberanía de los Grimaldi, no parece inapropiado que se preocuparan más por crear un lugar seguro que bonito, aunque igualmente sigue impactando su arquitectura.

También encontrarás la Catedral de San Nicolás, conocida como la Catedral de Mónaco. Es el principal lugar de culto del país, siendo, además, el lugar de enterramiento de la casa de los Príncipes soberanos, la dinastía de los Grimaldi. En su interior, entre otros, encontrarás las sepulturas del príncipe Rainiero III y su mujer.

Catedral de Monaco

Catedral de Mónaco

La vinculación de Mónaco con el mar es evidente. Por este motivo, en Monaco-Ville también puedes, y deberías, visitar el Museo Oceanográfico de Mónaco. El edificio ya llama la atención, un monumento arquitectónico con una fachada espectacular que se levanta sobre el mar en un acantilado de 85 metros de altura. En su interior, disfrutarás de un sinfín de especies marinas, desde estrellas y caballitos de mar, tortugas y medusas hasta tiburones, rayas y langostas.

Montecarlo es otro de los distritos de Mónaco, siendo uno de los más turísticos. En este distrito podrás ver lugares como el imponente Casino de Montecarlo, uno de los más activos de y antiguos de Europa. Construido por Charles Garnier, que también fue el encargado de construir la Ópera de París, destaca por su llamativo estilo Beaux Arts, que en ocasiones también es conocido como el estilo Segundo Imperio o estilo Napoleón III. Es posible visitarlo por dentro, maravillándose aún más con la decoración de sus salas. Hay visitas organizadas por la mañana, cuando las salas de juego no están activas.

Casino de Monte Carlo

Casino de Monte Carlo

Famoso es también el circuito de Fórmula 1 de Montecarlo, uno de los más emocionantes y peligrosos de todo el Mundial, que, además, podrás visitar andando tranquilamente por la calle, mientras descubres otros rincones maravillosos del núcleo urbano.

Las visitas no terminan aquí. Seguramente también conocerás la famosa Ópera de Montecarlo, que también fue diseñada por el arquitecto Charles Garnier bajo la dirección de Marie Blanc. Fue inaugurada en 1879 con la actuación de Sarah Bernahrdt y destaca por su imponente fachada.

No hay que olvidarse del Café París, un café restaurante de estilo Belle Époque del siglo XX que se ubica en la plaza del casino, frente al Hotel París.  Originalmente se conocía como Café Diván y dicen que fue testigo de la invención de la famosa crêpe Suzette. Sea como sea, puede ser un lugar estupendo para degustar algunos de los platos de inspiración mediterránea mientras se observa detenidamente la decoración interior.

Para los que quieran finalizar la escala con algunas compras extra, pueden hacerlo en el Mercado de la Condamine, que acoge más de una veintena de comerciantes y un sinfín de puestos de horticultores, floristas y productos locales varios.

Además, también se puede destacar el espacio Comercial de la Condamine, que se puede decir, es el más completo de todo el Principado. Con aproximadamente 200 tiendas distribuidas en el barrio, alrededor del mercado tradicional, pocos serán los que no terminen adquiriendo algún recuerdo de esta fabulosa escala.  Y si lo que buscas es lujo, dirígete directamente al Carré d´Or de Montecarlo, lugar en el que se emplazan las tiendas de las marcas más lujosas del mundo, como Hermes, Céline, Christian Dior, Louis Vuitton, Gucchi, Chanel o Prada; y es que al final, Mónaco tiene ese aire de lujo y elegancia que estas grandes firmas saben recrear tan bien.

Deja un comentario