La vuelta al mundo con Costa Luminosa

Cruceros en el puerto de Barcelona

Costa Cruceros decidió en 2011 inaugurar su ruta Vuelta al Mundo, una ruta que ha tenido un éxito arrollador desde el primer día que salió a la luz. Por este motivo, desde entonces, la compañía se esfuerza todos los años en preparar otra vez esta ruta, convertida ya en un verdadero hito. Hasta el momento, el Costa Deliziosa fue el encargado de alojar a los huéspedes, una nave llena de lujos y tecnología. No obstante, la compañía sorprende con una decisión que cambiará sustancialmente su vuelta al mundo, a partir de este año será el Costa Luminosa quien surque los mares acercando a los turistas a los cinco continentes.

No es la única sorpresa y cambio de este viaje; y es que desde Cota Cruceros han intentado reinterpretar esta ruta y darle la vuelta. El Costa Luminosa zarpó hace unos días del puerto de Barcelona, un puerto de gran relevancia para esta naviera. Son en total 97 días los que la embarcación surcará los océanos para acercar a los turistas a lugares como el Canal de Panamá, el Canal de Suez, Antillas, San Diego, San Francisco, Los Ángeles, Hawái, Samoa, Islas Fidji, Nueva Zelanda, Australia, Singapur, Malasia, Tailandia, India, Dubái y Jordania. Tras este recorrido, en el que las escalas son realmente amplias, volverá nuevamente a Europa, concretamente a Italia, lugar en el que los turistas podrán celebrar la Navidad.

Willemstadt en Curaçao

Willemstadt, en Curaçao

¿Qué hace tan especial el cambio de barco en esta ruta? Pues lo cierto es que el Luminosa, conocido como Diamante de Luz, es un toque muy elegante para esta vuelta al mundo. Estamos ante un barco lleno de magia, color, materiales de lo más refinados, un sinfín de atracciones y un gran número de innovaciones respecto a otras embarcaciones de la compañía.

Nos gusta, y más gustará a los turistas, que el Costa Luminosa, con sus 92,600 toneladas y su capacidad para 2.826 pasajeros, cuente con un montón de camarotes con balcón. Además, también nos gusta que esta nave tenga especial devoción por las ventanas panorámicas, algo que hace que en cualquier lugar de la embarcación podamos disfrutar de un paisaje asombroso durante nuestra ruta.

Entre obras de arte, que también son muchas las que habitan este barco, encontramos espacios comunes increíbles. Podemos así disfrutar de horas y horas de diversión en zonas como el Grand Prix o el área de Golf, ideal para aquellos que quieran probar su destreza en este deporte. Además, relajarnos en este crucero será una tarea de lo más sencilla, no únicamente por las vistas, por el confort de sus camarotes o por su exquisita comida, también por el Samsara Spa, que será capaz de darnos en cada momento lo que necesitamos, ya sea un masaje relajante o un tratamiento de belleza exprés.

Sidney Opera House

Sidney Opera House, en Australia

Los huéspedes de buen comer tienen una visita imprescindible a cualquiera de sus restaurantes, el Buffet Andromeda, el Restaurante Taurus, el Restaurante Samsara o el Club Luminosa.

En cuanto a sus camarotes, comentábamos que la mayoría cuentan con balcón. Encontramos 1.130 camarotes en total, y de esos, 662 tienen balcón, algo que sin duda alguna hará la experiencia más intensa aún. Además, los camarotes de este barco están deliciosamente decorados y equipados con todo tipo de detalle, desde baño privado, aire acondicionado, minibar, caja fuerte, secador etc

La ruta en sí, la Vuelta al Mundo, es una de las más destacadas de esta compañía, así, muchos turistas están ya reservando sus fechas para el próximo 2016-2017, pues lo cierto es que este tipo de experiencias sólo se viven una vez.

El próximo 2016 tendrá también como protagonista el Costa Luminosa, que seguirá siendo el encargado de dar la Vuelta al Mundo partiendo desde Barcelona el 8 de enero y teniendo una duración de 106 días. Sin duda una oportunidad única para conocer todos estos lugares con los que un día soñaste. Lugares maravillosos en los que las escalas estarán también preparadas con infinidad de excursiones; y es que en Costa Cruceros el confort a bordo es importante, pero también lo son las experiencias en tierra.

Deja un comentario