Excursiones desde el puerto turístico de Esmirna

Esmirna

Esmirna es la tercera ciudad más grande de Turquía, además, posee el segundo puerto más grande tras Estambul, algo que sin lugar a dudas la posiciona como una parada imprescindible en las rutas de los cruceros.

Está ubicada junto a la costa egea, muy cerca del golfo de Esmina, entre la conocida como península de Foça y Clazómenes.

En nuestra escala, podemos optar por un sinfín de actividades y excursiones. Podemos por ejemplo visitar la propia ciudad, descubriendo los encantos de Izmir. Así, destacamos la Iglesia de San Policarpo, la Mezquita de Hisar, la Torre del Reloj, el barrio de Asansor, el barrio Havra Sokak o el barrio Alsanack entre muchos otros.

Una de las excursiones más recomendadas es la que nos conduce a Efeso. Esta antigua ciudad, actualmente en ruina, cuenta con un gran número de elementos destacables. Aunque el estado de deterioro es evidente, aun se puede captar la idea de su esplendor.

Los imprescindibles aquí son el enorme teatro, el mayor de su época con una capacidad para unos 24.500 espectadores; el templo de Artemisa, una de las Siete Maravillas del Mundo que poseía hasta 120 columnas de unos 20 metros de altura; la biblioteca de Celso; el Odeón; el estadio; el Templo corintio; las Canteras de Prion; o la Iglesia de San Juan, construida en el siglo VI, supuestamente en el lugar exacto en el que San Juan escribió su evangelio.

Una de las visitas más interesantes, además de las mencionadas, es la de la casita de María. Esta antigua vivienda, según la leyenda, sería el lugar en el que la madre de Jesús vivió y murió.

También podemos contratar una excursión a la antigua ciudad de Pérgamo. Las ruinas de esta urbe rodean en la actualidad la ciudad de Bergama, que está construida directamente sobre la parte baja de lo que en su día fue Pérgamo.

La fortaleza de esta ciudad se levantaba en la parte más alta de la zona, un lugar que dominaba por completo la vista sobre el valle del río Selinus. Está a nada más y nada menos que 335 m sobre el nivel del mar, y sus creadores, aprovecharon el desnivel para ir construyendo una completa ciudad a tres niveles.

El nivel bajo ya lo tenemos ubicado en la actual Bergama. El nivel medio, aun conserva las murallas de la época de Átalo I, además, allí se ubicaban los gimnasios y el santuario de Deméter. Finalmente, tenemos la ciudad alta, la propia acrópolis. Aquí, en la zona más elevada, encontramos lugares como la Biblioteca, la más famosa de la época tras la de Alejandría; el teatro, con capacidad para 10.000 espectadores; el Altar de Zeus; y las ruinas de los palacios de Átalo I y Eumenes II.

Si optamos por esta excursión, quizá nos interese desplazarnos un poco más hacia el oeste, a 3,5 km. Es justamente allí donde encontramos el Asclepeion.

Este lugar estaba consagrado al dios de la medicina, y fue fundado por Arquias, el poeta. Fue, entre otros, templo y escuela de médicos.

Y finalmente, para aquellos que quieran pasar una jornada muy divertida, que además encantará a los más jóvenes del crucero, os recomendamos viajar hasta el parque acuático de Adaland, a tan sólo una hora de Izmir.

Es el centro de diversión acuática más divertido y mejor equipado de Kusadasi. Está repleto de toboganes, saltos y un sinfín de atracciones. El parque cuenta con unos 25 acres y está formado por más de 20 atracciones acuáticas distintas. Sin duda una experiencia única en la que toda la familia se divertirá como auténticos niños.

Como veis, sea cual sea el tipo de viaje que queremos, en Esmirna encontraremos opciones para todos los gustos.

Foto vía: Greatkithain

Deja un comentario