Excursiones desde el puerto de Haifa

Haifa

En las rutas de crucero por el Mediterráneo quizá atraquemos en la hermosa ciudad de Haifa; y es que el puerto marítimo de este lugar es el más importante de todo Israel. Está situado en la Bahía de Haifa y nos permitirá conocer la ciudad más grande, y una de las más importantes, de todo el norte del país.

Construida sobre las laderas del Monte Carmelo, esta ciudad cuenta con una historia realmente rica e interesante. Su origen se remonta a los tiempos bíblicos, habiendo sido gobernada por distintas civilizaciones como los persas, hebreos, romanos, bizantinos, otomanos y egipcios, entre muchos otros. Es por este motivo que el principal interés turístico de la misma es la gran cantidad de muestras de estos tiempos pasados.

En nuestra escala, podemos elegir entre varias opciones. Por ejemplo, podemos conocer la ciudad y sus monumentos, entre los que destaca el Centro Mundial Bahaí, el centro administrativo del bahaísmo. Allí encontraremos la gran cúpula dorada del Santuario de Báb y unos hermosos jardines declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, los jardines de Bahaí.

No muy lejos de estos jardines, nos toparemos con otro lugar interesante en nuestra visita, la Colonia alemana de Haifa. Este lugar fue fundado por los Templarios en el siglo XIX, y en la actualidad, tendremos la oportunidad de descubrir varias casas de piedra con inscripciones antiguas. Es una zona muy animada, pues muchas de estas viviendas templarias han sido convertidas en galerías, restaurantes y otros lugares de ocio.

Si buscamos edificios monásticos, tendremos que visitar el Monasterio de Nuestra Señora del Carmen (XIX) y el Monasterio Stella Maris.

No podemos perder la oportunidad de recorrer algunos de sus parques más llamativos, como el Parque Nacional Monte Carmelo, repleto de cuevas en las que se encontraron ejemplares del hombre de Neandertal, o la Reserva Natural Hai-Bar, en la que miles de animales en peligro de extinción campan a sus anchas.

Entre las excursiones más interesantes, debemos destacar la de Nazaret, a menos de una hora de la ciudad. El pueblo de la niñez de Jesús es un pueblo tranquilo con bellas y encantadoras construcciones, como la Iglesia de la Asunción, la Iglesia de San Gabriel, la de San José, la Iglesia Sinagoga o la Iglesia de Jesús el Adolescente.

También podemos destacar la de Tel Aviv. A tan sólo 90 kilómetros encontraremos la segunda ciudad más grande del país. En ella, disfrutaremos de diversas atracciones culturales como el Museo de Etzel, dedicado a la batalla de Jaffa; la Calle de Shenkin, una de las más animadas de la ciudad; la Casa de Ben Gurion, en la que vivió el primer jefe de Bobierno de Israel; la Iglesia de San Pedro, levantada en 1650 sobre los restos de una antigua fortaleza de los cruzados del siglo XIII; Independence Hall, lugar en el que Ben Gurion proclamó el nacimiento del Estado de Israel en 1948; o el Museo de Arte de Tel Aviv entre muchos otros.

Si contamos con una escala con tiempo suficiente, debemos saber que a menos de dos horas en coche encontramos la ciudad de Jerusalén, y un poquito más lejos la de Belén. Durante nuestro itinerario podremos conocer lugares como la iglesia de la Natividad (Belén), los antiguos barrios de Jerusalén o la Basílica del Santo Sepulcro y el Muro de las Lamentaciones.

Por último, también tenemos la oportunidad de disfrutar de Masada, un conjunto de ruinas fortificadas que se encuentran situadas en la cumbre de una montaña en la parte oriental del desierto de Judea. Este lugar está próximo a la costa sudoccidental del mar Muerto, por lo que si contamos con tiempo suficiente siempre podemos extender la visita para conocer esta gran masa de agua.

La fortaleza de Masada fue construida en el año 42 a.C por Herodes el Grande. La misión era crear un refugio que sirviera como ayuda en caso de una revuelta hebrea. En el año 73 a.C, tras la caída de Jerusalén, aquí se escondieron más de 900 hebreos y se atrincheraron para protegerse de los romanos. Finalmente, cuando los romanos llegaron a dicha fortaleza dispuestos a asaltarla, los hebreos optaron por el suicidio en masa frente a una más que evidente vida de esclavitud.

Foto vía: eutrophication&hypoxia

Otros posts que te pueden interesar:

Deja un comentario