Consejos para elegir el mejor crucero para tus vacaciones

vayacruceros

Elegir un buen crucero puede ser complicado, y no precisamente por falta de opciones, pues lo cierto es que de eso hay muchas. El problema es que cada crucero cuenta con unas características y enterarnos de todas ellas puede ser un tanto abrumador. Si es la primera vez que haces uno, quizá no quieras optar por un enorme barco, por ejemplo. Si cuentas con pocos días, es posible que tampoco te venga bien realizar un crucero de 15 días. Pero ¿cómo puede comenzar a elegir mis vacaciones soñadas? Te damos algunos consejos que te pueden venir bien.

Para empezar, acota el tiempo. Se realista. Por más que te interese ese viaje de 20 días por Asia no cuentas con tanto tiempo. Analiza bien cuantos días puedes tener, siempre sumándole los días de vuelo o traslado al lugar de destino.

Lo cierto es que es posible encontrar cruceros desde 3 noches, conocidos como minicruceros. Es verdad que los más comunes son los que oscilan entre 5 y 10 noches, pero en el mundo de los cruceros, se encuentran desde rutas de 3 días hasta travesías de más de 3 meses por todo el mundo.

burdeos_crucero_fluvial_vayacruceros

Actualmente llegan cruceros a cualquier rincón del mundo. Esto es positivo, sí, pero también un caos a la hora de elegir uno. Piensa, por ejemplo, en qué te gustaría ver. Observa cada itinerario dando prioridad al tipo de viaje que quieres. Si eres de los que más disfruta en escalas realizando excursiones, deberás buscar rutas con escalas más largas. Si por el contrario te apetece más vivir la experiencia a bordo, pues escoger rutas con más días de navegación para poder explotar al máximo las instalaciones del barco escogido.

Además, no te olvides del cambio estacional en un lado y otro del mundo. Puede que en el Mediterráneo sea verano, pero si escoges un crucero por Sudamérica vas a encontrar muchos menos grados en el termómetro.

Si ya tienes marcadas como favorita varias rutas, quizá sea el momento de estudiar cada naviera. Sí, las navieras son diferentes. Lo cierto es que el mercado de los cruceros es bastante exigente, por lo que dichas compañías deben especializarse y buscar puntos fuertes. Por este motivo, mientras que unas se decantan por el turismo familiar, otras trabajan viajes para turistas más intrépidos, con excursiones menos convencionales.

Recuerda que no es lo mismo viajar solo, acompañado con amigos, acompañado con tu pareja o acompañado con la familia. Revisa bien los programas de ocio y entretenimiento de cada compañía, así como la oferta de excursiones en cada escala.

Wellness en un crucero

Como comentaba al principio, el tamaño del barco también puede ser determinante para tomar una decisión. Hay gente que prefiere los barcos más manejables y pequeños, lo cierto es que estos suelen llegar a puertos menos transitados, alternativas muy recomendables para los turistas más selectivos.

Encontrarás, así, barcos de cruceros pequeños, de hasta 10.000 toneladas y con capacidad entre 300 y 800 pasajeros. Lugares íntimos que nada tienen que ver con los cruceros grandes, con capacidad entre 1.900 y 3.000 pasajeros. Estos últimos son como auténticas ciudades en alta mar.

Si los barcos más pequeños cuentan con un servicio, tanto a bordo como en escalas, más personalizado, los grandes barcos ofrecen las ofertas más apetecibles en cuanto a ocio se refiere, con instalaciones que van desde rocódromos, pistas de patinaje a bordo o incluso parques acuáticos.

El año de construcción también es importante. Recuerda que los barcos construidos antes de 2000 no cuentan con elementos técnicos de última generación como los estabilizadores que evitan el movimiento pendular del barco. Si el barco que escoges es anterior, puedes informarte en la compañía para ver si se ha realizado algún tipo de reforma y actualización.

¿Y qué camarote puedo escoger? Las opciones son muchas. Sin mencionar que algunas compañías han creado nuevos estilos de alojamiento que van desde suites en el spa o villas particulares a bordo.

Normalmente se encuentran 4 tipos de camarotes básicos. Por un lado, tienes los camarotes interiores, que, aunque carecen de ventana, cuentan con los mejores precios y suelen estar muy cerca de las zonas comunes de interior.

Los camarotes exteriores son camarotes que se colocan en las cubiertas inferiores. Tienen ventana (ojo de buey) pudiendo así ver un poco el exterior. Suelen ser más caros que los anteriores, pero tampoco se van mucho en precio. El mayor salto lo encontramos a los camarotes exteriores con balcón, que, además, están equipados con un pequeño balcón privado ideal para relajarse durante la travesía. +

Finalmente encontramos las suites, mucho más amplias, ubicadas en lugares privilegiados del barco y evidentemente también dotadas de balcones y ventanas al exterior. Estas son las más caras, aunque no todos los barcos cuentan con ellas.

Deja un comentario