¿Cómo se organizan los restaurantes en los cruceros?

Restaurante en un crucero

Es lógico que en un primer crucero no tengas muy claro con lo que te vas a enfrentar. Has escogido camarote, tu pasaje todo incluido y ya tienes localizadas algunas excursiones clave en las escalas. No obstante, hay cosas que hasta que uno no llega no conoce, como, por ejemplo, la organización de los restaurantes en los cruceros.

Hay que destacar que cada naviera es un mundo, y que la organización puede cambiar dependiendo del barco. No obstante, te acercamos algunas ideas clave que te facilitarán un poco las cosas.

¿Cómo son los restaurantes en los barcos de crucero?

Los barcos de crucero suelen contar con uno, dos e incluso tres restaurantes principales. Estos restaurantes principales son los que están incluidos en el pasaje, por lo que comer en ellos no te costará ningún extra.

Al llegar al crucero, normalmente se te suele asignar una mesa para las cenas. Estas mesas van a compartirse con desconocidos durante todas las noches, aunque siempre serán los mismos. Nunca sabes si vas a congeniar con la gente con la que cenas, pero lo cierto es que, si hay buen ambiente, puede ser un momento perfecto para hacer amigos durante tu crucero. Así mismo las navieras, suelen poner en tu
mesa personas de edad cercana a la tuya, nacionalidad y situación civil similar.

No obstante, si te sientes realmente incómodo, tampoco tendrás mucho problema en hablar con la naviera para que intente hacer el esfuerzo de buscarte un grupo de personas más compatible, siempre de una forma discreta y educada, claro.

Aunque muchas compañías los están suprimiendo para dar más libertad, los turnos de cena existen. Han sido durante mucho tiempo la forma de organizar las cenas en estos restaurantes principales. Así, encontrarás un primer turno y un segundo turno de cena.

Buffet en un crucero

Si viajas con niños pequeños (con horarios de comidas y demás), si no te gusta dormir con el estómago lleno, te vas pronto a la cama o te gusta levantarte pronto, sin duda debes escoger el primer turno.

Si te gusta la vida nocturna, no te gusta tener que cenar con prisa, eres de los que tarda para arreglarse antes de ir a cenar o no te importa cenar un poco más tarde, quizá sea mejor escoger el segundo turno.

Durante las comidas, estos restaurantes principales también están abiertos. No obstante, o bien funcionan como bufet o bien hay otras zonas del barco, tipo bufet, habilitados.

Hay que destacar que además de los restaurantes principales, la mayoría de los barcos, sobre todo los más grandes, cuentan con lo que se conoce como restaurantes de especialidades. Estos restaurantes no están incluidos en el precio, a no ser que tengas un paquete especial que los cubra.

Puedes cenar o comer en ellos siempre que quieras, aunque es conveniente reservar, pues se trata de restaurantes a la carta y con espacio y aforo limitado.

La variedad de estos restaurantes es muchísima. En un crucero puedes encontrar desde restaurantes con comida japonesa, comida italiana, asadores con la mejor o marisquerías. Estudia cuales son las opciones gastronómicas de tu crucero y permítete un homenaje durante el recorrido.

Los desayunos suelen organizarse en zonas amplias del barco. Disfrutar de un buen buffet, con una amplia oferta de fruta, fiambres y dulces, nada más levantarte te dará fuerza y energía para afrontar la jornada que tienes por delante.

Un barco no deja de ser un gran hotel, o un complejo hotelero, en alta mar. Por tanto, no es de extrañar que la inmensa mayoría cuente con servicio de habitaciones 24 horas al día. Infórmate bien si estás pensando en pedir el menú de la cena en tu cabina, puede que sea posible. Un desayuno con vistas desde tu balcón o un almuerzo acomodado en tu camarote. Sí, estas demandas suelen conllevar un pago extra, pero sin lugar a dudas puede ser una opción excelente, sobre todo si estamos ante un romántico viaje de dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*